Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

Aportes al movimiento social colombiano a partir del pensamiento de Antonio Gramsci.

24 de mayo de 2021

Por: William Castellanos Borda[1]

Lo único sorprendente del estallido social que ha padecido Colombia a partir del 28 de abril de 2021 ha sido su tardanza. Según las cifras del DANE, este año, más de 21 millones de colombianos viven en condición de pobreza. Marchas, bloqueos y protestas han ocurrido en todo el territorio nacional. Sin embargo, pese a la magnitud de la movilización no se observan objetivos específicos por parte de los manifestantes.

Por ello, se hace necesario revisar literatura de pensadores que hayan hecho aportes al cambio social como lo fue Antonio Gramsci. Para este autor, los poderosos podían apropiarse del capital, los medios de la comunicación, incluso del uso de las armas pero “la autoridad de los sin poder es la inteligencia”.

Dentro de los aportes de Gramsci está el concepto de hegemonía, el cual es entendido como la supremacía o el dominio que tiene un grupo, clase social o Estado sobre otro del mismo tipo. Esta hegemonía, no se alcanza únicamente bajo la amenaza de la coerción o el uso de la fuerza. Si fuere así, consolidar un cambio social sería sencillo, puesto que el grupo hegemónico es muy inferior en número a los grupos subordinados.

La gran dificultad de crear cambios estructurales en las relaciones de poder se concreta en que el grupo hegemónico es defendido y soportado por los grupos subordinados.  ¿Cómo lograron esto? Según Gramsci la hegemonía no es una cuestión únicamente de fuerza, ni de poder económico.  El principal cimiento de la hegemonía es la cultura.

Las clases dominantes por intermedio de la cultura imponen sus ideas morales, políticas, económicas, su cosmovisión e intereses a las clases dominadas, quienes al no conocer otro horizonte las aceptan como ideas naturales y las defienden aun en contra de sus intereses. El autor italiano señala a la educación y a los medios de comunicación como las principales herramientas de la cultura, y por ende, instrumentos que han permitido  mantener la dominación.

Por esto, Gramsci enseña que el pensamiento hegemónico debe ser combatido en el campo de la cultura, puesto que solo sujetos sin ataduras mentales  pueden crear cambios estructurales.  Sostiene que a nivel de Educación, es preciso crear nuevas ideas que ofrezcan una solución más inteligente que la brindada por la cultura hegemónica a las problemáticas sociales. De igual manera, que es imprescindible crear nuevos canales de comunicación para difundir este ideario, y claro está, dejar de consumir los medios de comunicación hegemónicos los cuales están diseñados para entorpecer a los subordinados y normalizar los excesos de los grupos hegemónicos.

A partir de lo anterior, lo primero a destacar es que la movilización social en Colombia debe partir del plano de la cultura creando nuevos modelos educativos y de medios de comunicación. Es decir, no solo es necesario contar con miles de personas protestando, sino que es igual o  más importante contar con personas capaces de pensar sin ataduras culturales.

Desde esa óptica, la movilización social en Colombia ha acertado en la utilización de redes sociales como canales de comunicación, toda vez que ha permitido difundir las causas materiales  de la protesta  y cuestionar los privilegios económicos de la hegemonía. Hechos que históricamente no han sido visibilizados por los  medios de comunicación tradicionales.

No obstante, en lo relacionado con la educación, la carencia de herramientas de reflexión de gran parte de los integrantes de la movilización ha creado una fuerza sin dirección, que incluso puede afectar a las mismas personas que aspiraban a proteger. Circunstancia que parece acontecer, cuando se cierra una vía sin permitir el tránsito de alimentos o no se permite la libre circulación del personal médico, lo que lesiona distintos derechos como la alimentación y  la salud.

El movimiento social debe congregar a la gran mayoría de grupos oprimidos, fijando objetivos claros que promuevan el mayor goce de derechos a la comunidad. Los sujetos históricamente subordinados deben ser capaces de gobernar y controlar a los gobernantes mediante las ideas. De lo contrario, el movimiento social se enfrenta a dos riesgos, el primero, la falta de dirección que cause enfrentamientos entre grupos subordinados, y el segundo, un caudillismo que instaure una nueva hegemonía excluyente.

[1]  William Efrain Castellanos Borda es abogado constitucionalista, candidato a magister en derechos humanos y defensor de derechos  humanos.

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...