Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

Catarsis de cuarentena

Miércoles, 15 de julio de 2020

Aproximadamente 90 días o algo más ha transcurrido, desde que se dio inicio en el país al aislamiento preventivo obligatorio, la conocida cuarentena que hemos venido asimilando en medio de una ráfaga permanente de medidas, resoluciones, decretos y un sinnúmero de “expertos” que envían mensajes por todas las redes, una fatídica mezcla entre lo académico, lo empírico, costumbres, tradiciones indígenas y experiencias pseudo-científicas, todo esto mezclado con algo de folclor e incluso humor.

Hemos requerido una alta dosis de efecto terapéutico Freudiano para purgar todo tipo de emociones, tristeza, ira, felicidad, desesperanza, miedo y paciencia mucha paciencia, convivir con nuestros seres queridos que al cabo de algún tiempo no nos resultan tan queridos, duplicar tareas y ocios, ir entre la apasionada lectura de algún ‘best seller criollo’, quedar atrapado entre alguna serie de Netflix o incluso extasiarse con cualquier reencauchado televisivo o sencillamente preparar la cena,  y que decir de Twitter, Face o Whatsapp,  este último el vademécum rutinario de información diaria, donde se han multiplicado los envíos, colocando en el top el tema coronavirus, desde las tesis más apocalípticas hasta los que niegan su existencia y esgrimen sus argumentos preguntando; Y donde están los muertos?…..…en fin, un variopinto escenario donde cada cual dice y envía lo que considera, sin mayores reflexiones.

Un océano  de charlas, conferencias, zoom, videos e infinitas opciones virtuales para permanecer activos en este riesgo permanente de sucumbir a los hechos pandémicos, que como río embravecido viene socavando las raíces sociales y económicas de la gran mayoría de ciudadanos.

En ese espacio virtual donde hoy confluimos todos y todas, desde donde expresamos opiniones y oímos o debatimos las de otros, encontramos un sinnúmero de personajes pandémicos; El candidato a futuras elecciones que ya está armando su cuadrilla y lo agobia a uno con noticias políticas y de paso  recuerda las múltiples cualidades que nos adornan para hacer parte de su equipo, el que tiene la cura para el virus entre hojitas de marihuana con alcohol o tres aspirinas y un ibuprofeno en una sola toma, los vendedores de humo y mascarillas, los que aspiran a sentar tesis en cada intervención y los que intervienen reiteradamente con lo que les llega a la cabeza; Al final todo suma, cada letra interesa,  frases sueltas o enlazadas de contenidos, que han sido sombra en estos tiempos de sequía social donde la distancia sigue siendo la apuesta internacional para convivir y dar pasos de apertura.

En este trasegar permanente donde la información venga de donde venga, cumple la función de conectarnos con el mundo, requerimos un caminar pausado, libre de señalamientos o verdades absolutas, que impidan la reconexión colectiva y la apertura de nuevos horizontes donde edifiquemos renovadas ciudadanías con pensamiento crítico y sensible a las necesidades del Departamento; Santander requiere apertura y un lenguaje cada vez más cercano con el resto del país.

Es necesaria la  claridad meridiana para hacer catarsis al entorno, enfocándonos en lo por venir, estrategias de bienestar social, escuchar o ser escuchados generando la revolución de la verdad y la ética no como un paradigma si no como verdadera esencia de lo que tendremos que construir desde las diferencias, las discrepancias en el enfoque de desarrollo y las perspectivas de género.

Es imprescindible el reencuentro no podemos dar manivela al auge de lo individual a la cultura del ego, al lenguaje excluyente a los señalamientos ad hominen creyendo en pleno siglo XXl que todos los paisas son traquetos, los costeños flojos, los negros perezosos, las mujeres fáciles, los indígenas vendidos, los que creemos en cambios y trasformaciones unos soñadores. Ya lo decía Einstein “Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.  Necesitamos tomar una profunda bocanada de aire de pluralidad e inclusión,  donde la democracia y la empatía por la opinión del otro se fortalezca en medio de las circunstancias históricas que vivimos,  trayendo consigo mayores oportunidades en medio de abrazos y un buen café.

Por: Naid Nuñez Castillo – Columnista de opinión / Twitter: @NaidNunez

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 3 =

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...