Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

Como hay corrupción ¡Destruyámoslo Todo!

Columna de Opinión

Por: Guillermo Henrique Gómez París

Marcharon por amor al país. Contra la reforma tributaria. Contra la corrupción. Los vándalos son unos pocos. Protestar es un derecho. Paramos los días que sean necesarios. Excusas con las que convocan a las masas a empujar al país al abismo, sin que sientan culpa.

El pirómano explota la indignación. Un sentimiento natural que se acrecienta en contextos de hambre. Y un hambre que reclama justicia. Frente a una injusticia denominada corrupción. Mas que el ruido del paro político que destruye la vida, las empresas, los empleos, y no deja distribuir vacunas; nuestra atención debe estar en la alarmante realidad que reveló ayer el DANE.

De acuerdo con el director Oviedo, la pobreza extrema en Colombia alcanza el 42 por ciento. ¡42! ¡42! ¡42! Lo que equivale a 22 millones de colombianos expuestos a la pandemia del hambre, tan anunciada como sucesora de la covid-19. Esta realidad debe pasar al primer plano de la atención nacional, porque el resultado de su conducción puede seguir sosteniendo al país o perderlo.

Los mezquinos intereses detrás del paro, combinan todas las formas de lucha para mantenernos bloqueados y vandalizados; capitalizando la indignación en favor de unas pretensiones. Las del pirómano que sabe, que si colapsa al aparato productivo, aumenta el hambre y se fortalece como el redentor contra la corrupción.

El plan es obvio. Pero en un país sin cultura política y con muy bajo nivel de comprensión de lectura, de ideas y de entendimiento del idioma español (ver artículo), le es difícil comprender a las masas (y hasta a sectores calificados), que se están prestando para incendiar al país, favoreciendo al pirómano, así insistan que marcharon sin apoyarlo.

Marcharon por amor al país. Contra la reforma tributaria. Contra la corrupción. Los vándalos son unos pocos. Protestar es un derecho. Paramos los días que sean necesarios. Excusas con las que convocan a las masas a empujar al país al abismo sin que sientan culpa. Es tan poderoso el mensaje, que las autoridades locales resolvieron que los paros no necesitan autorización.

Bastó ver, por ejemplo, el cambio extremo del alcalde de Cartagena, que pasó de ser modelo de autoridad en el país, a salir a respaldar los bloqueos como arrepentimiento público de haber prohibido el paro el día anterior (video). El ejercicio de autoridad, doblegado ante el afán de popularidad.

Como hay corrupción ¡Destruyámoslo todo! ¡No importa quien caiga en el camino!. ¡Que mueran las mipymes, que son explotadoras del pueblo! ¡Trabajador, deje de ser esclavo! ¡Los recursos son del pueblo, por el pueblo y para el pueblo! Todo esto para explotar la indignación y el hambre en favor de una anarquía, que solo favorece al pirómano, que como árbol que nació torcido, jamás enderezó su estructura.   

Con todo en contra, nos unimos con el Colegio de Estudios Socioculturales de la Alimentación y las Cocinas Colombianas a diseñar una contención al asunto central del hambre. Mas desde la industria gastronómica, donde nos encanta servir. Por algo somos empresarios. Por algo somos sector privado. Nos privamos de muchas cosas para mantener negocios y empleos a flote. Nos privamos para que el país funcione y pueda producir cosas buenas. Cosas reales.

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...