Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

El largo camino de la despenalización

18 de Abril de 2022

En esta providencia se declara la constitucionalidad condicionada del artículo 122 del Código Penal, diciendo que “la conducta de abortar allí prevista solo será punible cuando se realice después de la vigésimo cuarta (24) semana de gestación”. La Corte deja incólumes los tres supuestos que ya excluyó como tipificadores del delito de aborto (Sent. 355/06): (i) embarazo peligroso para la vida o salud de la mujer; (ii) grave malformación del feto que lo haga inviable, o (iii) que el embarazo se produzca por acceso carnal abusivo o inseminación artificial o transferencia de óvulo fecundado, no consentidos, o de incesto. Es decir, la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) puede hacerse hasta las 24 semanas sin aducir causal específica y durante toda la gestación comprobando alguna de las tres causales indicadas. (Sentencia C-055-2022).

A partir del 21 de Febrero del año en curso se despenalizó en Colombia el aborto hasta las 24 semanas de gestación, una decisión que llevaba mucho tiempo enredada y que dio vía libre la Corte Constitucional, una respuesta contundente a la demanda del Movimiento Causa Justa, coalición de 90 organizaciones que exigían por medios legales el fin de la criminalización del aborto y su realización de manera legal, voluntaria y gratuita. Un tema sensible para el oído de muchas personas y organizaciones de perfil conservador o religioso que se niegan a aceptar que el tema ha sido desclosetado y sacado de la clandestinidad donde siempre ha permanecido, enriqueciendo a  clínicas y personal médico o empírico que de manera ilegal, arriesgando la vida de las pacientes realizan estos procedimientos desde siempre;  Sería muy ingenuo de nuestra parte creer que la normatividad creo el hecho, con él hemos convivido desde la existencia misma, sabiendo de mujeres, amigas, vecinas, hijas, sobrinas e incluso hombres que piden asesoría para practicar a sus parejas o compañeras la interrupción del embarazo, por infinidad de intimas razones, todos  guardamos  en nuestra memoria el secreto o vergüenza de tener conocimiento exacto de la ocurrencia de un aborto en un entorno cercano, que hemos sometido a expiación por algún método religioso, guardándolo en las entrañas del alma con una absurda culpa que aterroriza ante el señalamiento familiar o social

La doble moral, las posturas éticas, medicas, científicas e  ideológicas que fueron en su momento trabas para lograr la despenalización del aborto aún permanecen, pero hoy la decisión de la Corte Constitucional dará protección legal a muchas mujeres, negras, campesinas, rurales o vulnerables que eran víctimas de la institucionalidad,  quienes con un sinnúmero de impedimentos obligaba a traer al mundo al no deseado,  la burocracia que criminaliza la libertad de las mujeres sobre sus cuerpos y revictimiza a las más pobres sobre quien recae el peso de la tramitología y los argumentos religiosos, la objeción de conciencia de algunos galenos o sencillamente la culpa por la cultura machista y patriarcal imperante.

El desarrollo permanente de una política pública de salud sexual y de prevención de embarazos, será una herramienta clave que coadyuve para que cada vez más mujeres estén informadas y puedan tomar decisión sobre sus cuerpos y que se estreche la amplia brecha entre mujeres urbanas y rurales, entendiendo que una mujer rural suma unas condiciones extras de precariedad y abandono estatal, problemas económicos, alejada de los centros de salud o atención, sometimiento a patrones patriarcales de territorio, grupos armados, estigmatización social y entornos de miseria absoluta.

Señalar un logro de la reivindicación de los derechos de las mujeres y pretender descalificar el fundamento legal y constitucional que le precede, no aporta en nada al avance en derechos humanos;  no entender las dinámicas del contexto normativo nacional e internacional en el que se inserta la nueva norma; La Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) es hoy un derecho en las condiciones específicas de la norma que debe ser protegido y garantizado sin dilaciones, ni argumentos absurdos que terminan maniatando los logros sociales, condenando o dilatando el bienestar de muchas mujeres; Sin embargo persiste la necesidad de seguir brindando educación sexual y reproductiva de calidad bajo parámetros académicos, entendiendo que la interrupción del embarazo no es un método anticonceptivo y muy por el contrario su despenalización ha disminuido su práctica como lo demuestran las estadísticas internacionales (Tasa de 34 por cada 1000. Instituto Guttmacher EEUU) es una respuesta legal al clamor de la realidad de las circunstancias de muchas mujeres y niñas en nuestro país.

Naid Nuñez Castillo

Columnista de Opinión.

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...