Connect with us

Hi, what are you looking for?

Uncategorized

Empatía política

Viernes, 21 de agosto de 2020

De acuerdo al artículo 1º constitucional, Colombia es un Estado Social de Derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general, y este tipo de definición no es un simple artificio jurídico, es una herramienta fundamental para hacer frente a las desigualdades sociales existentes, garantizando a todos y todas, oportunidades de desarrollo y participación. En resumen, el protagonismo del  Estado de Derecho consiste, en crear condiciones sociales democráticas, con el ánimo de asegurar a todos los ciudadanos una vida digna.

En este marco jurídico, se entrelazan las relaciones de la población en cada territorio, cada cual desde sus perspectivas culturales y de crecimiento, da movilidad a sus ideas o preferencias políticas, lo que indica en términos generales, libertad e individualidad,  y es justo allí, en esa característica, donde se desatan las posiciones radicales; la defensa de la construcción del yo y de las verdades absolutas, donde no se permite racionalizar la otredad, ni dar oportunidad a conceptos que impliquen el reconocimiento del otro, pretendiendo abanderar posturas incuestionables e inamovibles, desde donde se señala, ofende y endilgan responsabilidades. Las relaciones sociales actuales han cambiado, se percibe una especie de incertidumbre colectiva del porvenir, atizada por los miedos que inteligentemente siembran los intereses políticos, avivando un lenguaje violento y de hecatombe, con el ánimo de sumar adeptos.

En ese escenario y con el deseo de no perpetuar modelos maquiavélicos, que destruyen el tejido social y erigen patíbulos de señalamiento público, es necesaria la empatía política;  Una ciudadanía informada, capacitada y deliberante, tiene la opción de controvertir las decisiones o cuestionar a sus gobernantes, tener la facultad de identificar las fragilidades y fortalezas de la comunidad,  debe ser garantía, en la ejecución de acciones solidarias en función del bienestar general y desatar las acciones políticas,   que planteen estrategias conjuntas para  el desarrollo de Santander.

Con claridad meridiana, abordar la empatía política, como un ejercicio de sensibilidad ciudadana,  que fortalece los lazos colectivos y engrasa el engranaje social, ya bastante magullado por los intereses particulares o de conglomerados de poder, que buscan solo su propio bienestar; es un imperativo  democrático, que busca hacer un alto a tanto señalamiento y maniobras de pensamientos obtusos que ridiculizan y ponen en entredicho la opinión de los otros;  En alemán, hay una palabra “Schadenfreude” que se refiere a sentir alegría  o regodearse con el mal ajeno y pareciera que en esa búsqueda se encuentran los que arropan con manto de duda cualquier información, impidiendo que cada ciudadano haga su propio ejercicio de pensamiento crítico, reflexivo y ponderado.

Santander necesita mayor empatía política, que los espacios de debate o confrontación, tengan la altura que nos merecemos, ese nivel que se cimenta en la pluralidad y en entender que nadie, tiene la verdad revelada designada solo a los elegidos o iluminados, abriendo una profunda brecha con el ciudadano del común, que prefiere guardar silencio y no intervenir en la dinámicas de opinión, y que solo la suma de saberes y conocimiento, con la participación amplia de todos los sectores, dará aval a la decisiones y retos que se nos avecinan; No entenderé nunca ningún tipo de lucha sin empatía y sin el respeto por la opinión del otro, desde la polis griega hasta nuestros tiempos, el avance de nuestros pueblos no depende de ladrillos sino de la disposición para construir  una sociedad justa, basada en la legalidad y  el trato digno de todos sin miembros.

Evidentemente no pretendo, que todos estemos de acuerdo, solo abrir espacios mentales, donde procuremos averiguar, el porqué de los puntos de vista diferentes, con una voluntad de intentar entenderlos, acercándose a los  argumentos y saliendo de nuestra propia barricada intelectual, como un acto político de respeto y sabiduría que nos permite dar pasos seguros en beneficio del Departamento.

Por: Naid Nuñez

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco − 3 =

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...