Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

Gatopardismo

5 de febrero de 2021

Por: Naid Nuñez Castillo

Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie, ésta máxima del escritor italiano Guiseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957) en su novela el Gatopardo, define lo que viene ocurriendo en la conformación de nuevos espacios o partidos políticos en el departamento. Un planteamiento paradójico que pareciera contradictorio, pero que refleja lo que medianamente se alcanza a percibir en los movimientos “renovadores” que aspiran a gobernar Santander.

Como dirían los barranquilleros, ya huele a carnaval, si efectivamente ya se empiezan a montar las toldas y atizar los fuegos de la contienda electoral, donde viejos y nuevos bandos políticos movilizan sus primeras estrategias para cautivar votantes; acuden a los expertos en marketing para la elaboración de sus logos, publicistas internacionales que trabaje en slogan que impacte, psicólogos, psiquiatras y gurús de la colorimetría para escoger colores que convenzan y bueno, un sinnúmero de transformaciones que generen confianza y credibilidad en la ciudadanos, pero  será que detrás de todas estas mutaciones, realmente hay  una verdadera metamorfosis de la clase política tradicional o alternativa?  Vaya uno a saber, si solo se trata de cambios de forma y no de fondo.

La compleja situación económica y social del departamento y la ciudad con un desempleo del 16,0% (DANE trimestre de sep. a nov 2020) agravada por el incremento de desempleo en mujeres (18,7%) y jóvenes (25,8%) los problemas sanitarios producto de la pandemia, que ha golpeado con saña a la población menos cualificada, ratifica la urgencia y de ser menester, la obligación de no dejarnos deslumbrar por los paquetes chilenos que se avecinan, vistiendo de seda los mismos intereses.

Los movimientos políticos locales, llenos de dinosaurios o aprendices de modelos, con una labia cautivadora de lenguaje florido pero excluyente, donde la reflexión y el pensamiento crítico no tienen espacio, alardeando de equidad, donde se percibe un gran aumento de las desigualdades sociales y muchas comunidades sin acceso saneamiento básico o vivienda, no podemos caer en esa amenazante espiral de descenso, donde la decadencia termine eligiendo bufones como gobernantes. 

Las verdades existentes, derivadas de lo que estamos viviendo, pone en entredicho todas las certezas políticas, dejando en nuestras manos la realidad histórica de construir procesos de identidad santandereana, donde las intenciones perversas del populismo y la politiquería no encuentre asidero.

Hoy no se trata de rojo, azul naranja o morado, sino de una agenda departamental que atienda y de soluciones a las múltiples problemáticas que aquejan a los ciudadanos, que brinde oportunidades de bienestar y desarrollo. En un mundo cada vez más digital y tecnológico, se requieren planteamientos de avanzada, macropolíticas laborales, discursos incluyentes con transparencia que permitan pensar en unidad para lograr revertir las causas profundas de la crisis social en Santander y Bucaramanga.

En ésta oportunidad las elecciones en cualquier punto del planeta, deben cruzar las barreras ideológicas y no abstraerse de las soluciones globales, que el umbral de la empatía desborde cualquier interés individual, permitiendo extender puentes de democracia y humanismo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − 12 =

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...