Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

La ética de la política

26 de Noviembre de 2021

Este año la ministra alemana de Familia, Franziska Giffey, renunció a su cargo ante la controversia que desataron los rumores sobre un posible plagio de su tesis doctoral. En esta misma anualidad Andrew Cuomo, quien ejercía como gobernador del Estado de Nueva York dejó su cargo luego de verse involucrado en un escándalo de acoso sexual.

En ambos casos los dos altos funcionarios no habían sido sentenciados, sin embargo, en un acto de responsabilidad política decidieron renunciar a sus cargos ante la presión y exigencia de la ciudadanía.

En el ámbito nacional, recientemente la ex Ministra de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones se atornilló a su cargo a pesar de un estruendoso escándalo de corrupción que hoy sigue vigente y que afectó el derecho a la conectividad de miles de niños en las zonas más apartadas de la geografía nacional. La funcionaria renunció sólo hasta cuando avizoró que el Congreso de la República votaría positivamente la moción de censura en su contra.

Esta semana la Universidad Externado de Colombia a través de un comunicado de prensa informó que con base en un dictamen pericial se concluyó que hubo plagio en el trabajo de tesis presentado por Jennifer Arias Falla (presidenta de la Cámara de Representantes) y Leidy Largo Alvarado (coordinadora de la Oficina de Control Interno de la Presidencia de la Cámara de Representantes) como requisito para obtener el honroso título de magísteres.

En Colombia el ejercicio de política ha dejado a un lado la ética como presupuesto, como si se trataran de dos ideas incompatibles, cuando en verdad son un binomio inescindible, pues, a los políticos se les encomienda el interés general y el bien común, y esto exige actuar correctamente.

Es cierto que en el escenario jurídico el debido proceso y la presunción de inocencia son cánones universales que siempre deben respetarse, sin embargo, en el plano político cuando se pone en duda seriamente la honorabilidad de un cargo resulta más responsable y virtuoso apartarse de éste, precisamente porque la ética de la política enseña que los funcionarios realizan un servicio colectivo y no personal.

Sumado a lo anterior, la confianza en los funcionarios y más en aquellos electos popularmente es un aspecto crucial en una democracia, ya que esta ante todo es un sistema de valores.

Por: Fabio Camargo

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...