Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

Legado de Manuela Beltrán

Martes, 21 de julio de 2020

Cuando se conmemoran 210 años del grito de independencia de nuestra patria, es de forzosa importancia remontarnos a la trascendencia del pasado regional, entendiendo el origen de la lucha libertadora en cabeza de un icono femenino en Santander; Manuela Beltrán, nuestra heroína del Municipio del Socorro, piedra angular de la insurrección comunera y símbolo ineludible del carácter bravío, desafiante, altanero, apasionado, atrevido y valiente de las mujeres santandereanas.

Un día de mercado el 16 de marzo de 1781 en el Virreinato de la Nueva Granada, Manuela que para ese entonces tenía 57 años, campesina que manufacturaba tabaco para vender y como dato particularmente excepcional para la época, sabía leer,  característica que no le era propia a las mujeres en una sociedad conservadora, androcentrista, patriarcal donde la tradición colonial judeocristiana española se las  definía como sumisas e  inferiores y por ende analfabetas. Ella en un acto de absoluta valentía e indignación, arrancó, pisoteó y volvió trizas el Edicto del ayuntamiento donde se fijaba el impuesto de la Armada de Barlovento,  un gesto recio y directo contra las elites políticas, una conducta disruptiva que logra ser la chispa que desate una revolución sin precedentes, que da origen al movimiento comunero y pasos certeros para lograr independizarnos  de España.

Manuela Beltrán recoge la indignación de todo un pueblo, ante el abuso, el sometimiento y la presión económica ejercida por el regente de turno Gutiérrez de Piñeres (1781) y de los gobiernos corruptos que cada vez más doblegaban al pueblo con sus tributos, siendo la primera mujer capaz de enfrentarse al régimen español, creando una conciencia de pueblo y rebeldía.

Esta aguerrida actitud de mujer, denodada por los derechos de los ciudadanos, sirve de escenario en el siglo XVIII, para inspirar la resistencia de más de dos mil pobladores que luego se multiplicaron por todo el país, lo que hace preciso rescatar la memoria de estos eventos ocurridos y visibilizar la incidencia, importancia y el accionar de una valerosa mujer santandereana a poco más de dos siglos de independencia.

La vida de esta heroína se circunscribe a ese trascendental evento, sus pasos posteriores fueron invisibilizados por la historiografía, por los conceptos coloniales de estereotipos femeninos donde  solo eran madres, hermanas, amantes o esposas, que por sí mismas no tenían opinión ni expresión política. Hoy nos inspira, sirviendo de espejo retrovisor a la capacidad de reaccionar ante la injusticia y la opresión, al manejo conveniente, licencioso de los gobiernos,  que por medio de leguleyadas jurídicas y maniobras de marketing político, disfrazan el proceder corrupto.

Todas y todos desde el escenario social donde se movilicen nuestras ideas, debemos ser tierra fértil de semillas de libertad, donde se geste la revolución del cambio, ir hilvanado procesos democráticos y arrancando todos los edictos necesarios que impidan la participación abierta  de toda la población, dar herramientas de certeza, donde la información contenga todos los ingredientes que permitan reflexionar sobre los contenidos, donde la vida y la integridad de los lideres sea prioridad, para que no se acalle la vos de nadie, donde seamos eco de tácticas y estrategias de movimientos sociales o políticos que privilegien el pensamiento no los colores, que no busquen abultar sus bolsillos o su poder, que generen ambiente de dialogo o permanente apertura, sin fanatismos y rezagos arcaicos de lo que fue; la emancipación actual se fundamenta en cambios estructurales, donde no dejemos la suerte a los dados, priorizar el “Saber leer” como Manuela Beltrán, para hacer interpretación  libre de dogmas radicales.

Son otros tiempos, otras independencias, es preciso conmemorar la paz como núcleo del proceso y la memoria viva del pasado; “La muerte no existe, la gente solo muere cuando la olvidan” (Isabel Allende). Al Municipio del Socorro “Cuna de la Libertad” reconocimiento por dar a luz al símbolo alma de la revolución,  imagen de santanderianidad y corazón de Mujeres valientes.

¡Viva el Rey, abajo el mal gobierno! 

Por: Naid Nuñez Castillo – Columnista de Opinión

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − 2 =

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...