Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

Papatón

Noviembre 30 de 2020

A raíz de la oferta de papa en el país, debo reconocer la adicción a comer  papa que padecemos en mi familia donde las preparamos,  cocida, al vapor, en puré, a la francesa, salada, en ensalada, chorreada en fin, infinitas preparaciones y todas deliciosas, razón por la cual,  fui al fruver más cercano a mi lugar de residencia, con el fin de aprovechar la oferta de producto y el rebajón de precios, pues me encontré que ni estaba barata ni la ofrecían con tal amplitud como se veía en la publicidad y las redes, esto me obligó a preguntarme, respecto de la crisis que afrontan los paperos, las condiciones de sus cultivos y quienes se quedan con la porción mayor de ganancia.

Me encontré con el hecho, que gran parte de los cultivos de papa que se desarrollan en nuestro territorio, se hace en páramos, según el IDEAM EL 13% de la superficie de los páramos  es usado para el agro, aproximadamente 116.800 hectáreas y que el 27 de Julio de 2018 se expidió la Ley de páramos, con el ánimo de proteger y conservar éstos ecosistemas, situación que sin duda ha generado un dilema económico y social, ya que en los páramos hay población campesina que realiza diferentes actividades económicas que garantizan su subsistencia y la seguridad alimentaria de los colombianos.

La cuestión no sería tan compleja, si el ecosistema natural de páramo no fuera tan sensible e importante para la protección de las fuentes hídricas, donde el accionar jurídico, mediante la Ley  1753 de 2015 Plan Nacional de Desarrollo prohíbe la producción agropecuaria en ecosistemas, dejando colgando de un hilo a muchos campesinos que siembran papa y cebolla cerca o en estos pisos térmicos, diferente claro está, a  la actividad de los agro empresarios, que cuentan con respaldo financiero y formas alternativas de producir. El panorama se ve oscuro si no se ofrecen alternativas o soluciones de ingresos a paperos y sus familias  por un lado, y la opinión de los expertos respecto de la inminente afectación de esta siembra, que afecta el paisaje, modifica la conformación natural de la cobertura vegetal nativa, disminuye la capacidad de retención y regulación hídrica y envenena con fungicidas y agroquímicos, todas temáticas de conocedores y de los organismos de control y protección.

Sin embargo, los consumidores de los que hago parte, desconocemos el detalle de esta intrincada maraña agrícola, económica, social y legal que se enfrentan los cultivadores de papa en los páramos de Colombia y que parece, se está tratando de definir, delimitando las áreas protegidas y reglamentando para que todos sus pobladores tengan la suficiente información y participación de los que se piensa definir en páramos como Chingaza, Las Hermosas, Santurbán o Berlín, que no son los únicos, son solo algunos de los muchos que hay para definir sus actividades y propuestas alternativas.

En esta crisis profunda producida por el Covid-19 y las políticas agropecuarias, solo queda, seguir comprando y consumiendo papa, para garantizar un elevado consumo interno dándole una mano a los campesinos, que siguen sembrando con precarias prácticas agrícolas, garantizando preservación, restauración y manejo especial de estos necesarios ecosistemas para la vida, los cuales les figura un futuro de prohibición y restricción de uso, por la importancia ecológica y ambiental, que representan;  tiempos de transición para las actividades agrícolas o un profundo debate social, para no afectar la vida y subsistencia de miles de familias. 

Esperamos no estar entre un futuro incierto, sino por el contrario ante una profunda investigación de los componentes ambientales y sociales que trae implícito todo este tipo de decisiones y el compromiso institucional de oír a todos los actores políticos que se verán insertos en esta nueva realidad, para que la población paramuna que tiene una vocación agrícola ancestral en estos ecosistemas, logre que las decisiones jurídicas que se están tomando, cumpla con todas las expectativas y en especial, blinden de raíz las áreas protegidas en todo el territorio y por cierto. 

Me quedo con la inquietud, referente al precio de la papa en los fruver, supongo que la respuesta está en la intermediación.

Por: Naid Núñez Castillo

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − 1 =

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...