Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

Revocatoria

2 de febrero de 2021

Por: Naid Nuñez Castillo

Mientras los pobladores del mundo, transitamos en medio de la pandemia, la posibilidad de las mutaciones del covid o ser vacunados antes que termine el año, con el riesgo permanente de contraer o sacarle el quite al virus; La ciudad a un poco más de un año de ser elegido alcalde el Ingeniero Juan Carlos Cárdenas, se debate ante la posibilidad, de revocar el mandato de su mandatario. La normatividad lo permite en su Art 40,103 y 259 de la Constitución Nacional, las leyes estatutarias 131 de 1994,134 de 1994 y 1757 de 2015, ese sustento legal más la perceptible inconformidad de muchos ciudadanos, fortalecida en medio de la desesperación, la incertidumbre y el miedo, de un año que inicia en medio de la crisis económica del departamento.

La Registraduria Nacional del estado Civil, ya acepto la inscripción del movimiento ciudadano denominado “Sáquele roja al traidor” un nombre alegórico a la forma folclórica como se definen temas de trascendencia política en el país y que deja plasmado con claridad, la fuente de los impulsores de dicho mecanismo, algunos ex funcionarios del anterior alcalde Ing. Rodolfo Hernández, quienes han asumido la titánica tarea de recoger las firmas que representen por lo menos el 30% de los votos que obtuvo el mandatario en su elección, que fueron,  aproximadamente unos 142.000. Cierto es, que ya se dio inicio a la tarea, argumentando el incumplimiento por acción u omisión de su programa de gobierno, que parece avalado por lo que se escucha en las calles y redes sociales, donde la ciudadanía no cesa de manifestar su inconformidad.

Similares acciones se adelantan en Bogotá, Medellín, Cúcuta, Jamundí (valle), Morales (Bolívar), Aguachica (Cesar); Bojaya (Choco) y en nuestra ciudad bonita, que votó por el “continuismo” e irónicamente el Ing. Cárdenas, hoy está enfrentado a su alter ego, el ejemplo, guía, espejo de su gestión al mando de la gobernanza, que se fue desinflando en poco tiempo, ya que las directrices del accionar quedaron en manos de los nuevos pupilos, el famoso “kínder” que da tela para cortar en redes, con seudocientíficos y festines a puerta cerrada, que terminaron haciéndose el harakiri y abonando el camino de los impulsores de la revocatoria.

En circunstancias normales, estos mecanismos tienden a fracasar, supongo que en pandemia pueden incrementarse los retos; reconociendo que seguro cuentan con su soporte financiero y los apoyos de los detractores e inconformes, para conseguir el umbral de participación y aprobación  para que esta posibilidad prospere.

Una vez concluida esta etapa, sabremos los resultados, manteniendo la discusión pública y privada en la búsqueda del “Culpable”, lo que sin duda será´ reconfortante psicológicamente a la ciudadanía, pensar que cortar la  cabeza de un mandatario es la solución a los problemas estructurales de la ciudad, una disyuntiva extraña entre la responsabilidad que nos compete como votantes y la forma como avanzamos en la búsqueda de la resolución de conflictos  que aquejan a Bucaramanga. 

El 2021 “Es el año de la reactivación” dijo Cárdenas, los gremios, los barrios sin agua, los desempleados, los emprendimientos y pequeñas empresas quebradas, la economía informal desbordada, la inseguridad campante, la región en crisis; Todos estamos esperando respuestas,  reales estrategias de reactivación y contención del virus, no para volver a como estábamos antes, si no para entender, que estamos frente a nuevos desafíos, donde la politiquería y la corrupción no tendrá cabida,  ni los candidatos endiosados por otros, ni los culebreros que tienen solución para todo. Bucaramanga padece de problemas sistémicos,  no es suficiente pensar en revocatorias, si acompañada de ella no existe un plan para resucitar la economía doméstica, donde los ciudadanos tengan acceso a las condiciones mínimas para vivir con dignidad, teniendo posibilidad de prosperar, acceder a servicios públicos de calidad,  requerimos verdaderas trasformaciones políticas, cultura ciudadana y amor por el territorio. Solo así, en la nueva forma de gobernar se legitimará a los gobernantes que no pueden llegar a administrar, para montar un tinglado de populismo y revancha desde donde gestionan sus propios egos. Puede sonar minimalista, pero son los pilares del cambio.

Naid Nuñez Castillo

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 3 =

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...