Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

¿Se repite la historia?

Martes, 4 de agosto de 2020

El 13 de diciembre de 1958, el Senado le dictó auto de detención preventiva al expresidente Gustavo Rojas Pinilla. 61 años después, la Corte Suprema de Justicia hace lo propio con el expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Al general Rojas -que había gobernado al país entre el 13 de junio de 1953 y el 10 de mayo de 1958-, lo trajeron del exilio para acusarlo de abuso de autoridad por un supuesto caso de corrupción, pero terminó siendo un sumario de cargos políticos a cargo de representantes de los partidos tradicionales.

La sentencia proferida contra Rojas, no pudo haber quedado más cargada de cuentas de cobro políticas: le fueron arrebatados los rangos militares y civiles, sus derechos políticos y fue declarado indigno. Si bien no permaneció en prisión, su honra fue expuesta a las condiciones más vergonzosas de la época y sin antecedentes para un colombiano que haya dirigido al Estado.

La unanimidad del país político contra el general Rojas condujo a ese resultado. Tal vez eso marque la diferencia con el proceder de la Corte Suprema de Justicia en contra del expresidente Uribe. Mientras quien gobernaba al país durante el juicio político a Rojas fue quien provocó la caída de su gobierno (el liberal Alberto Lleras Camargo), el expresidente Uribe enfrenta el escenario con un aliado suyo en cabeza del poder ejecutivo.

La balanza en cabeza de Duque

Para que la historia no se repita, el presidente Duque tiene la opción de asumir la situación con una activación de liderazgo que le dé una impronta propia a su gobierno. Si bien la mano del presidente Uribe no se nota en las ejecutorias del Gobierno, tampoco se evidencia la de Duque.

Muchos análisis apuntan a que la carencia de personalidad del gobierno actual, se debe al peso de la presencia del expresidente Uribe. Sin importar si es o no cierto, el presidente Duque se enfrenta a una oportunidad histórica de activar el ejercicio del poder que canalice el capital político del expresidente Uribe en su favor y garantizar una gobernabilidad sólida. 

De no contar con dicha capacidad, para evitar su caída no le queda opción a Duque que ceder a las presiones de los partidos tradicionales y separarse por completo de su mentor, de tal manera que no goce de protección alguna. Este escenario, que repetiría la conducta del expresidente Santos, pondría al expresidente Uribe en la misma posición a la que fue sometido el general Rojas.

Más allá de uno u otro escenario, Álvaro Uribe cuenta con carrera política, la más exitosa de las últimas décadas. A diferencia del expresidente Rojas, que en el momento de su juicio solo era un militar retirado, Uribe goza de un enorme capital político que, independiente del camino que tome el presidente Duque, lo mantiene en una posición de privilegio. Si Rojas Pinilla salió de su condena convertido en un caudillo que estuvo a punto de reconquistar la Presidencia de la República, un proceso de esta magnitud puede llegar a potenciar aún más la presencia y el poder político del expresidente Uribe. Los días revelarán si la historia se repite.

Redacción Política / CARÁCTER

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − 8 =

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...