Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

Jugando a ser Hitler

10 de mayo de 2021

Por: Guillermo Henrique Gómez París – Columna de opinión

El pirómano que incendia al país, anunció en marzo que sus propuestas necesitan un gobierno de 12 años, casualmente el mismo tiempo de dictadura de Hitler, que marcó con sangre la historia de la humanidad.

El desempleo crecía. A su lado el hambre y la frustración. Los alemanes pasaban sus días sin horizonte. Sentían que se desperdiciaba su vida. El escenario era perfecto para un extremista. Alguien que vendiera la superación de la pobreza. Alguien que prometiera el resurgimiento del país. Alguien capaz de recoger el descontento a punta de demagogia.

El llamado lo sintió Adolf Hitler. Un austriaco con delirios de grandeza, que había estado en la cárcel por delitos políticos. La crisis le sumaba todo el tiempo adeptos y simpatizantes. Manejando un doble discurso, su promesera campaña nacional daba frutos. Mientras expresaba su rechazo a la violencia callejera, tras bambalinas la alentaba para agravar la crisis.

Hitler volcó a sus estructuras a Berlín, mediante las llamadas marchas de intimidación. Con ellas se hicieron frecuentes los muertos y heridos, ante una República sin autoridad. Así, canalizó el apoyo de la clase media a su favor, ayudado por el desprestigio de los partidos políticos. Pronto, utilizó las herramientas de la democracia para destruirla por dentro, ya que no lo había logrado por vía de las armas.

Desde sus tribunas, los alemanes influyentes veían a Hitler como una amenaza, mientras que los mas vulnerables lo seguían como a un mesías. En el momento de mayor convocatoria, el demagogo consolidó su mensaje de encarnar el cambio, vendiéndose como uno de ellos, de los mas desvalidos, que ejercía la política por amor al pueblo.

El gobierno decadente, sin capacidad para contener la ola popular, capturaba manifestantes y desmantelaba las estructuras organizadas que promovían la violencia. Con la derrota de su partido en las elecciones, Hitler apeló a señalar conspiraciones en su contra, para no dejar gobernar al cambio: “Pueden oprimirnos, pueden matarnos, pero no nos rendiremos”, le gritaba el futuro führer a las masas.

La presión llevó al presidente Hindemburg a designar a Hitler como jefe de gobierno o canciller (cargo similar al que hoy ostenta Ángela Merkel). Solo faltaba que el octogenario mandatario falleciera, para que Hitler destruyera a la República, y con ella, al sistema democrático por completo. 

La trillada frase que condena a los pueblos a repetir su historia si no la conocen, vuelve a dar sabios consejos. El pirómano que incendia al país, anunció en marzo que sus propuestas necesitan un gobierno de 12 años ( ver artículo ), casualmente el mismo tiempo de dictadura de Hitler, la cual traumatizó con sangre la historia de la humanidad.

You May Also Like

Covid-19

El pasado 4 de abril, la columnista de Semana, Salud Hernández denunció a varios Gobernadores del país, quienes estarían, en medio de la crisis...

Bucaramanga

26 de marzo de 2020 En el ojo del huracán se encuentra la Cooperativa de Hospitales de Santander y el Nororiente Colombiano, COHOSAN, al...

Política

En el ojo del huracán se encuentran algunas alcaldías y gobernaciones del país, por estar celebrando contratos en los que se evidencia un mal...

Noticias

Un medio de comunicación de Nueva Orleans en los Estados Unidos, confirmó el asesinato del colombiano José Amaya de 58 años por parte de...